domingo, 25 de septiembre de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 38 - 2016

mejor de la semana dividendo 39-2016 don dividendo
La inversión en dividendo tiene un base bastante sencilla.
 
A grandes rasgos, hay que invertir en empresas sólidas que paguen dividendos. Los dividendos deben ser crecientes con el tiempo y el crecimiento de dicho dividendo debe superar a la inflación.
 
De esta forma, invirtiendo en este tipo de compañías obtendríamos un flujo de dinero creciente con el tiempo que no sólo nos protegería de la inflación sino que nos haría cada vez más ricos.
 
Por lo general, las compañías que pagan dividendos de este tipo lo hacen con el dinero que no necesitan para seguir creciendo y por lo tanto su forma de operación forma un círculo virtuoso que le permite continuar así mucho tiempo.
 
Una teoría sencilla, pero no tan fácil de llevar a cabo:
Para empezar, para invertir hay que tener capital,
así que antes de invertir o mejor dicho, mientras se invierte hay que ahorrar. Para obtener ahorro, tenemos que trabajar y gastar menos de lo que ganamos y como todos sabemos esto no es fácil, el dinero de cae de los árboles, hay que "currárselo" mucho y gastar es mucho más fácil. Por esto recomiendo algo que hemos leído tantas veces y creo que es bueno recordarlo: Págate primero a ti mismo. Si nada más cobrar envías parte de tus ingresos a la cuenta dedicada a inversión, en muchas ocasiones de forma casi milagrosa, con el resto del dinero disponible se puede vivir perfectamente y sin sensación de agobio (bueno, el primer y el segundo mes puede que sí, pero a medio plazo los gastos se ajustan casi inconscientemente al capital disponible).
 
Por otro lado, si invertimos en un momento poco adecuado, aún en la compañía correcta, los retornos que obtengamos de nuestra inversión pueden ser mediocres o incluso malos. Esto se debe a que el precio de las acciones no refleja de forma habitual el valor de la empresa, sino lo que el mercado está dispuesto a pagar por ella (en base a previsiones, modas, sensaciones, etc.) y si compramos una empresa cuando está sobrevalorada, aún siendo buena empresa, estaríamos posiblemente comprando valores con una rentabilidad por dividendo demasiado baja como para que el crecimiento de la empresa a lo largo de los años haga que el retorno que obtengamos sea lo suficientemente atractivo como para lo que veamos nosotros. No nos olvidemos que si queremos vivir del dividendo, tenemos que estar vivos para ver los retornos que hemos conseguido y si compramos una compañía que ofrece un 2% de rentabilidad que crece beneficios al 10% anual, tardaremos 10 años en obtener un 5% de rentabilidad sobre nuestra inversión inicial (mientras han pasado esos 10 años la inflación ha tenido su crecimiento y en realidad ese 5% es realmente un 4,3%). Este es el caso, en mi opinión, de Inditex actualmente. Una empresa enorme, que crece, con proyección, que paga dividendo, pero que creo está muy cara (suele estarlo), pero que también ha dado oportunidades de compra en el pasado y que volverá a dar en el futuro. Si compramos ahora la compañía a PER estimado para cierre de 2016 de 31-32, obtenemos una rentabilidad del 1,82% y aunque el año pasado incrementó su dividendo en un 15%, es más lógico esperar crecimiento del dividendo futuro cercano al crecimiento de su beneficio neto (sobre el 10%), por lo que comprarla a precio actual podría suponer un retorno mediocre (ojo, no digo malo) en los próximos 10-15 años.
 
¿Estoy apuntando a compañías de alto dividendo para este tipo de inversión? No. En su momento (hace años) decidí fijar el mínimo de dividendo en el 2,5%, porque considero que obtener rentabilidad vía dividendos partiendo de una cifra inferior está al alcance de muy pocas empresas. Esto no quita que en alguna ocasión pueda comprar una compañía que rente menos de este importe, pero lo haría con una posición menor de las habituales para minimizar el riesgo antes una inversión exclusivamente basada en crecimiento. Compañías de este tipo podrían ser Gilead, Starbucks, Visa (valores que no descarto en mi cartera el año próximo después de un análisis más profundo).
 
Por lo general un dividendo alto apunta a compañías en dificultades y comprar compañías que pasan por una situación transitoria difícil puede ser una fuente de grandes retornos (tanto en forma de dividendos como en forma de revalorizaciones).
 
Pero lo más frecuente será comprar acciones con dividendos comprendidos entre el 2,5% y 3,5% y confiar (vigilantes) de la buena evolución de la cartera y de los dividendos recibidos.
 
Es por esto, por lo que circunstancias actuales con numerosas compañías en nuestro Ibex rentando sobradamente más del 3,5% me parecen circunstancias excepcionales para inversión. En el Semáforo encontráis mis favoritos.
 
Dificultades hay muchas más, y eso sin contar con la posibilidad de errores en nuestros análisis, incluso casos tipo Bankia, Gowex, Pescanova, Abengoa (mezclo aquí un poco de todo, no siento todo igual, desde luego). Pero creo que los beneficios de esta forma de inversión supera con creces los riesgos.
 
Aunque creo que la inversión en dividendos es realizable por una gran mayoría de personas sin necesidad de comenzar con unos grandes conocimientos, no puedo dejar de comentar la necesidad de paciencia y perseverancia además de un buen grado de fortaleza y cuando digo fortaleza me refiero a confianza en lo que se está haciendo. A esto contribuye el estudio y la humildad de aprender de todo aquel que tiene algo que aportar.
 
Nadie nace sabiendo y creo sinceramente que de todo el mundo hay algo que se puede aprender, por lo tanto, entando de escuchar vuestras opiniones.
 
A continuación damos un repaso de las noticias que considero más interesantes de la semana... así que espero que sean de vuestro interés: 

sábado, 17 de septiembre de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 37 - 2016

Lectura semana don dividendo 37-2016
Es algo bastante repetitivo. Cuando todo el mundo tiene claro que la bolsa va en una dirección clara próximamente (hace bien poco todo el mundo pensábamos que subiría: analistas, periodistas, blogueros, el vecino del quinto, etc.). La realidad toma el control y la bolsa hace justo lo contrario.
 
No, no estoy defendiendo un método de inversión basado en la opinión contraria, pero hay que tener claro que la unanimidad en bolsa no facilita la ganancias a corto plazo. Si todo el mundo es de la misma opinión, no se puede ganar dinero comprando y vendiendo, así que nadie se sorprenda por esta bajada o por futuras bajadas. Esto es bolsa y si fuera sencillo adivinar la el sentido de los próximos movimientos, todo el mundo podría hacerlo y si todo el mundo sabe lo que va a pasar, no se ganaría dinero.
 
La ventaja del inversor en dividendo a este respecto es muy grande: No sólo nos libramos del estrés de vigilar al milímetro las cotizaciones (algo que los inversores de Buy and Hold también se libran al realizar valoraciones a largo plazo) sino que además nuestra forma de inversión nos permite comprar cuando consideramos que el precio es justo, porque puede que no consigamos una grandísima revalorización en el futuro con estas acciones, pero sí unas grandes rentas, que es lo que más nos interesa.
 
Los inversores más noveles siempre hablan (después de cierto estudio, todo hay que decirlo) que lo más importante es el retorno total de la inversión. Yo mismo lo he dicho. Pero el tiempo es un gran maestro (si se presta atención a lo que sucede a tu alrededor, claro) y sin despreciar el crecimiento de la capitalización de una cartera de inversión, este es un factor secundario, sobre todo, cuando se tiene en cuenta que lo que queremos es no vender, y por lo tanto, es el crecimiento del dividendo y el importe total de los mismos que recibimos lo que más nos importa y aquello que más debemos vigilar.
 
Si las acciones que tenemos en cartera suben o bajan, eso es algo secundario (siempre vigilantes de cambios de escenario que podrían hacer que las acciones que tengamos dejen de ser válidas para nuestra forma de inversión). Si la acción sube con fuerza, bien, compraremos en los retrocesos si el retorno esperado de la nueva inversión es atractivo. Si la acción baja, pues de igual forma, compraremos si el retorno esperado de la nueva inversión es atractivo. Así de sencillo. La compra o no compra no está supeditada al precio de la acción sino al retorno esperado a largo plazo de la inversión.
 
Sería erróneo por mi parte obviar que cuanto más bajo sea el precio al que se puede comprar una acción, mejor, pero no es tan importante el precio, sino comprar al precio que nos ofrezca un futuro suficientemente brillante en nuestra inversión. Como norma general, comprar una acción con un PER 9 tendrá el potencial de ser más rentable a largo plazo que una acción con un PER 15.
 
Pero esta norma no es 100% eficaz. Como ninguna norma en bolsa. El ejemplo más sencillo está en las empresas cíclicas, que también por norma habitual, es justamente cuando tienen un PER alto cuando realmente están más baratas. La razón de esta aparente contradicción es que el PER funciona sobre todo para las empresas que presentan beneficios crecientes, pero las empresas cíclicas tienen grandes oscilaciones en los beneficios y por lo tanto, cuando están dando pocos beneficios, presentan un PER alto, claro indicativo de fase baja de ciclo, por lo que desde esta fase del ciclo es más probable el inicio de una recuperación y por lo tanto un aumento importante de BPA, contracción de PER y aumento de dividendo en el futuro, haciendo la inversión con PER alto el momento idóneo de compra.
 
Perdón, que me desvío del tema: Como os decía al inicio de este artículo, aparentemente íbamos a subir claramente en España, mientras que EE.UU. parecía que podría corregir. 

Una vez más pasa justo al contrario. Y esto es como un pez que se muerde la cola,... ahora parece que nos vamos nuevamente a los infiernos en España y que EE.UU. sólo sabe recortar para coger más fuerza.
 
Pues yo insisto, la artificial diferencia existente entre EE.UU. y Europa (particularizo ahora para España) se debe corregir. No creo que totalmente ni de forma inmediate, pero sí a medio plazo.

EE.UU. crece mucho más que España, su economía es más dinámica, sus empresas innovadoras, están en los sectores tradicionales pero también en los nuevos como cabeza del mundo. Pero no es normal que mientras España está a más de un 40% de distancia de los máximos históricos de 2007, el S&P500 se encuentra un 40% por encima de su valoración de esa misma fecha.
 
Aunque es cierto que si nos fijamos en la diferencia entre el S&P500 y el Ibex35 entre los años 2000 y 2007 (últimos dos máximos relevantes de largo plazo, coincidentes con los cenit de la burbuja punto-com y la bancaria-inmobiliaria), entre estos puntos el Ibex estaba en 2007 un 23% por encima de sus precios en el año 2000, mientras que el S&P500 en el año 2007 sólo llegó  a los mismos valores que en la burbuja del año 2000.
 
La regularización de estos diferenciales llegará, o bien mediante una fuerte bajada de EE.UU. o mediante una fuerte subida de España (Europa) o mediante una combinación más suave de estas dos circunstancias. ¿Cuándo pasará?. No tengo ni idea, pero sí creo que pasará y me estoy preparando para ello.
 
Sigo guardando, poco a poco para comprar valores norteamericanos que son de mucho interés al ser comprados en el momento adecuado (MO, KO, PEP, AFL, PG, JNJ, 3M, etc.). Mientras tanto, a seguir acumulando con cada oportunidad en valores Españoles, donde actualmente veo a la gran banca (BBVA y SAN) como grandes oportunidades de largo plazo, tanto para dividendo como para quien busque una revalorización.
 
Ojo, recordad que esto mi opinión y lo que sirve para mi puede que no sirva para vosotros, eso sin contar con que puedo estar equivocado completamente, por lo que ruego que cada cual realice sus propias valoraciones y actúe en consecuencia en función de sus propias decisiones.
 
Cambiando de tercio: Esta semana no he podido dedicar tiempo a leer la prensa ni a realizar el más mínimo seguimiento de las empresas que tengo en cartera ni sobre aquellas en las que tengo cierto interés a pesar de no estar en cartera. A lo largo del fin de semana, a ratos, voy a intentar ponerme al día, por lo que no puedo comentar noticas de la semana. Espero volver a la normalidad la próxima semana.
 
A pesar de esta desatención, voy a seguir cobrando los mismos dividendos, bueno, un poco más, porque Philip Morris ha tenido a bien subir casi un 2% su dividendo. Un escaso aumento (y ya van dos años consecutivos con subidas de 2 céntimos en su dividendo trimestral, que deja un dividendo de 4,16$ anuales) motivado por la continuidad de la fortaleza del dólar. Con seguridad, vendrán tiempos mejores en esta gran empresa, que sigue mimando al accionista.
 
En el siguiente enlace, podéis ver los próximos dividendos hasta final de año (según se ha publicado).
 
Espero que os guste esta entrada y recordad suscribiros al blog mediante E-mail, Facebook o Twitter. Se agradecen ReTwitts y sus variantes en facebook, menéame u otras redes sociales.
Saludos

sábado, 10 de septiembre de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 36 - 2016

 
lo mejor de la semana dividendo 36 -2016
Semana de sube y baja en el Ibex35, donde lunes, miércoles y jueves la bolsa subía con cierto ánimo, mientras que el martes y especialmente el viernes bajaba con claridad, dejando el balance semanal positivo de algo más del 1,3% y salvando los 9.000.
 
Fuera de nuestras fronteras, quiero destacar el S&P500, que estuvo tonteando con los máximos un par de días para acabar cayendo con fuerza el viernes un 2,39%.
 
Aquellos que como yo tengan una lista de valores en vigilancia para comprar cuando se encuentren a los precios que nos resultan de interés, nos vamos quedando sin valores conforme se producen estas subidas. Por favor, recordad que la lista anterior es sólo de carácter ilustrativa, a modo de ejemplo y no supone ninguna recomendación.
 
Es de gran importancia realizar una revisión y actualización de esta lista (yo la hago aproximadamente de forma trimestral, a la vez que actualizo el semáforo), para ir adaptando las valoraciones, que en ocasiones consciente y en otras inconscientemente incluyen también los "deseos", a la realidad que define la situación presente y futura de cada compañía.
 
Aunque en mi opinión estamos mucho más cerca de la parte baja de valoración de la mayoría de las compañías (no de todas, que algunas se encuentran en máximos), nos resulta más difícil tomar la decisión de comprar cuando hace relativamente poco veíamos los mismos valores a precios más atractivos.
 
No deberíamos dejarnos embaucar por la avaricia y dejar de comprar porque no vemos "gangas" en el mercado. Estaríamos cayendo en el error de perdernos demasiado camino de subida en las acciones o incluso podrían darse recortes en el futuro, pero aún por encima de los precios actuales.
 
Nosotros, los pequeños pececitos no tenemos un flujo inagotable de dinero para invertir (nadie lo tiene), por lo que aún esforzándonos en guardar un remanente para aprovechar caídas del mercado, cuadrar la disponibilidad de efectivo con los mejores momentos de inversión supone un coste de oportunidad que no hay que despreciar.
 
El inversor en bolsa, ya no está tan mal visto, hay multitud de webs nacionales que hablan de la inversión en bolsa, algunas mediante análisis técnico, otras son de inversión valor, de Buy&hold, de inversión en dividendos, pero aún con todo, somos dentro del país una minoría que ha crecido al calor de los bajos tipos de interés que han obligado en cierta forma al ahorrador tradicional (generalmente en depósitos) a buscar vías alternativas de inversión.
 
Además, a estos tenemos que sumar que el negocio algo más cotidiano, el inmobiliario, aquel de "compra un piso, casa o terrero que siempre lo tendrás ahí y no perderás dinero" se esfumó con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, nos encontramos con un buen número de personas, que con capital dispuesto para invertir.
 
Se escuchan nuevamente cantos que apuntan hacia un aumento de precios importante en el sector inmobiliario, algo que si bien por zonas puede ser cierto, no termino de entender de forma generalizada. El stock de viviendas sigue siendo alto y la demografía no acompaña, por lo que no sé quién va a ocupar toda la vivienda que hay desocupada, salvo que "el que pueda" o "se crea" estos aumentos, utilice el sector de modo inversor, pensando no en los próximos 2 o 3 años, sino en los próximos 15-20 años. Algo desde mi humilde punto de vista mucho más arriesgado que poner todo el dinero en acciones de BBVA o del Santander.
 
¿Por qué hablo de estas dos entidades?. Pues porque considero que son los dos valores con más posibilidades de sorprender a la mayoría del mercado a nivel de beneficios. Los bancos son difíciles de analizar, sus balances son muy maleables, por lo variable de los criterios de contabilización, saneamientos encadenamos año tras años, necesidades variables de capital en función del tiempo y criterio de Europa, etc. Pero año tras año (casi todos) acaban ganando dinero, adaptando sus negocios a una reglas, en mi opinión actualmente en exceso exigentes que acabaran en algún momento volviendo a la normalidad.
 
Ciertamente los bancos están en un proceso de modernización y puede que cambio generacional, pero no cabe duda que la banca española después del esfuerzo de concentración realizado, reduciendo el número de nombres fortísimamente, continúa ahora con la optimización de la red (cerrará oficinas) y a medio plazo, a poco que internacionalmente repliquen sus métodos de trabajo, disminuyan los extraordinarios (saneamientos/reservas, etc.) y la economía adquiera cierta inercia, nos darán alegrías en forma de aumento de resultados, que suelen ir acompañado de revalorizaciones de precio en bolsa y de aumento de dividendos.
 
Mis favoritos, los de siempre: Santander, BBVA y Bankinter (este último con menor margen de subida). Si tengo que sumar otro nombre a esta lista añadiría a Sabadell por su compra de TSB a Lloyds, pero esta es algo más arriesgada.
 
Ahora, especialmente BBVA y Santander, que han subido más del 30% desde finales de Junio en los que todos los medios catalogan de un "verano tranquilo", nos parecen caros. Nada más lejos de la realidad. Estos valores están muy lejos de su valor contable, un parámetro que actualmente me parece muy interesante para evaluar si el precio del banco en cuestión es adecuado o no. A unos años vista, cuando BBVA y Santander coticen a 1,5 o 2 veces su valor contable y estén ganando mucho más dinero que ahora, nos arrepentiremos por no haber comprado a los precios actuales. Asumiendo que el valor contable es real y no ficticio. Si pensamos eso, mejor poner el dinero debajo de una piedra.
 
Dicho esto, recordad, no hay que poner todos los huevos en la misma cesta. Si estás muy cargado de Santander, yo diversificaría comprando BBVA y viceversa. Pero no me hagáis caso, esto es sólo mi opinión y como siempre os digo, no sólo puedo estar equivocado, sino que además, lo que es bueno para mí, no necesariamente tiene porqué ser bueno para otro.
 
A continuación damos un repaso de las noticias que considero más interesantes de la semana... así que espero que sean de vuestro interés:

sábado, 3 de septiembre de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 35 - 2016

 
Semana alcista, con un selectivo que ha dejado atrás el resultado del referéndum británico y ha decidido romper al alza con la línea bajista contra la que ha chocado en anteriores ocasiones y que comenzó a describir a finales de abril.
 
IBEX35 Index_DonDividendo_09_2016
 
En el gráfico anterior de largo plazo del Ibex35 parece vislumbrarse un posible suelo que podría ser el inicio de una fuerte subida ya que nace tras un recorte de algo más de 61,8% de la onda descrita desde los mínimos de verano de 2012 y que acabó al enfrentarse con la bajista azul, también en verano, del año 2015.

Desde entonces, hemos estado en un mercado bajista durante el cual hemos podido comprar buenos valores a buenos previos y que técnicamente podríamos estar rompiendo. La confirmación de la ruptura vendría dada con la superación en primer lugar de los máximos recientes alrededor de los 9.400 puntos y sobre todo con el cierre de un hueco semanal importante que está en 9.533 puntos.

El camino ascendentes está plagado de resistencias. Las ya citadas (precedidas de los 9.000), la media de 150 semanas (sobre los 9.700), los 10.000, los 10.650, y luego las zonas de máximos y resistencias formadas por la bajista azul.

A todas estas resistencias se les suma, la continuidad de la incertidumbre política en España, unas elecciones en EE.UU., una posible subida de tipos por parte de la FED, la solicitud formal de la desconexión británica de la Unión europea y la incertidumbre en los precios del petróleo.

Así que a ver, quien es el o la valiente que se moja y se atreve a predecir el futuro. Yo desde luego, voy a seguir actuando como os comenté: Sigo guardando un poquito para una posible caída norteamericana y mientras tanto sigo comprando valores en España que considero a buenos precios. Con las últimas subidas cada vez son menos los valores que se pueden considerar como buenos precios, pero los hay (BBVA, BME y ZOT son ejemplos todavía claros).

No sabemos ni cuándo ni cuánto recortará EE.UU., pero cuando lo haga no me imagino a Europa subiendo mientras EE.UU. corrige, así que el escenario alcista o muy alcista que podría estar dibujando nuestro IBEX tiene más puntos en contra que a favor, lo cual no quita que lo traders no puedan jugar y disfrutar de buenas revalorizaciones (la zona de resistencia definida por la línea descendente azul está a un 25% de subida respecto de los precios actuales), por lo que aún con todo, el potencial de revalorización de bolsa es más que notable.

Elucubraciones gráficas a un lado, ahora tenemos la sensación agridulce de ver como el valor de nuestra cartera aumenta (y eso en el subconsciente afecta), a la vez que también vemos como aquellas empresas que queríamos comprar van subiendo de precio sus acciones y se nos van yendo. Ante esto, tranquilidad, rara vez el mercado sube en vertical sin dar oportunidad de cazar acciones en los más que seguros retrocesos que tendremos de aquí a futuro y todo esto contando con que el escenario alcista planteado fuera a producirse de forma rápida.

Si por el contrario, nos encontramos que esta aparente rotura de la bajista, no es más que para ponerse lateral (algo más posible, sobre todo si EE.UU. recorta o se pone también lateral), seguro que vamos a tener lo que ya pedía hace unos años, un periodo de bolsa sin tendencia clara donde poder comprar en los descensos poco a poco. Y esto es así, porque el dinero no surge de la nada y cuesta mucho trabajo ganarlo, y no digamos ya, ahorrarlo para invertir, así que considero este el escenario ideal en el que poder reconducir los ahorros conforme se disponen de ellos.

A continuación damos un repaso de las noticias que considero más interesantes de la semana... así que espero que sean de vuestro interés:

social

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...