Mostrando entradas con la etiqueta TEF. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta TEF. Mostrar todas las entradas

domingo, 30 de octubre de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 43 - 2016

Lectura de Dividendos en Halloween

Esta semana ha estado plagada de resultados empresariales y comentaremos alguna de ellos luego en otro memento, pero no podía dejar pasar las noticias presentadas referentes a la nueva política de retribución al accionista de Telefónica para los años siguientes.
 
La prensa, ha simplificado y catalogado la nueva política de dividendo como un recorte. Veamos si está en lo cierto: 

sábado, 15 de octubre de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 41 - 2016

lo mejor de la semana dividendo DonDividendo 41-2016
La semana pasada no pude ni sentarme frente al ordenador, disculpadme por faltar a mi cita con todos vosotros. Intento retomar las buenas costumbres, pero ya os aviso que cada vez me resulta más complicado sacar tiempo para escribir algo de lo que pueda estar satisfecho.
 
Esta semana, nos movemos entre noticias de corrupción de la mano de un Correa muy hablador, un día de desfile y un sin fin de artículos contra la deuda de Telefónica que avisan del riesgo del dividendo de la operadora. Mientras tanto en EE.UU. teníamos otro debate entre D. Trump y H. Clinton, donde milagrosamente y por enésima vez, Trump salía vivo. Y es que como dice un amigo que vive en EE.UU., si estos dos candidatos son lo mejor que hay para dirigir el país, es como para tener miedo.
 
Recientemente conocíamos los resultados de Zardoya Otis, que presentaba las cifras del tercer trimestre: 

sábado, 1 de octubre de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 39 - 2016

lo mejor de la semana dondividendo 39-2016
Interesante el debate de la pasada semana en los comentarios de la entrada. Ya sabía que ocurriría, y eso es fenomenal, ya que muestra mucho de los lectores de este humilde blog. Muchas gracias por aportar tanto a él.
 
En mi opinión, el Sr. Buffet es el mejor inversor de todos los tiempos y nos ha dejado grandes frases a lo largo de su carrera y sin duda, de él podemos aprender mucho, pero mucho más de cómo actúa que de lo que dice.
 
En artículos anteriores yo mismo he defendido la importancia del crecimiento del dividendo en contraposición de partir de un dividendo alto inicial que no crece. Es indudable que a largo plazo el dividendo creciente vence por goleada al dividendo que aún siendo alto inicialmente no crece o lo hace a menor ritmo del deseado.
 
La dificultad está en encontrar empresas al precio adecuado para compensar una excesivamente baja rentabilidad inicial que puede hacer que el dividendo tarde demasiado en dar un buen fruto y que no disfrutemos de las ventajas del interés compuesto o que lo hagamos demasiado tarde. Esta debe ser nuestra labor. Recordad que queremos vivir del dividendo, no que nuestros nietos vivan de él (que lo harán…).
 
Si compramos compañías que llevan 10 años creciendo al 10-15% y pensamos que van a seguir creciendo a ese ritmo los próximos 10-20 años (en promedio, no necesariamente todos los años), queda claro que invertir en estas empresas merece la pena pagar un sobreprecio y probablemente sea necesario hacerlo ya que lo mismo que vemos nosotros lo habrá visto mucha gente y por lo tanto el precio de las acciones tenderá a ser más alto del normal.
 
Pero si no tenemos tan claro que la tasa de crecimiento va a ser tan alta o tan duradera, aún tratándose de una gran compañía creo que el movimiento adecuado es comprarla con cierto margen de seguridad y esto supone comprarla cuando nos ofrezca una valoración más atractiva.
 
Os puse el ejemplo de Inditex, porque como bien decís, lo está haciendo muy bien desde que salió al mercado, crece a buen ritmo tanto en ingresos, caja, dividendos, etc., pero sinceramente creo que el mercado la valora no sólo como si fuera a seguir creciendo como hasta ahora los próximos años, sino como si fuera a hacerlo más y mejor todavía que lo que ya lo hace. Yo aún pensando que la compañía va a ir bien, creo más prudente asumir un menor ritmo de crecimiento y eso me llevaría a pagar por ella un PER de 20 (que ya asume un nivel de crecimiento muy aceptable). De esta forma, me podría permitir que la compañía no incrementara el dividendo al ritmo actual sino a uno más moderado, porque estaría partiendo de un dividendo mayor inicial (Y estoy hablado de que a fecha de hoy, un PER 20 o incluso PER 25, implicaría un precio aproximadamente de 20€-25€, esto es, un dividendo inicial de un 2,4-3%, nada del otro mundo, pero aceptable bajo mis criterios).
 
Se dice que los bajos tipos de interés y el bajo rendimiento de los bonos hace que las valoraciones que anteriormente suponían un PER 15 como precio justo han elevado el rango de "justicia" hasta el PER 20 o incluso algo más.
 
Yo creo que si bien es cierto que los mecanismos de inyección de capital tanto de la FED como del BCE son inéditos en la historia al menos al nivel de importancia actual, la máquina de imprimir dinero no tiene ni tinta ni papel por tiempo infinito, por lo que la vuelta a la "normalidad" es cuestión de tiempo. Eso implicará que un PER 20 será un PER elevado, y un PER 33 como el de Inditex (aproximadamente) sólo es sostenible por una empresa en modo start-up, algo muy alejado de lo que es Inditex que es la mayor empresa por capitalización de España.
 
¿Estoy diciendo que Inditex bajará?. Aunque yo creo que sí, que lo hará, no tiene porque hacerlo y puede comprimir su PER a lo largo de los próximos años subiendo sus beneficios mientras se mantiene en un lateral en busca de una valoración más ajustada.
 
No sólo no sé adivinar el futuro, sino que no creo que pueda hacerse, así que como siempre me gusta repetir, que cada cual tome sus propias decisiones. Yo por mi parte, y como no las tengo todas conmigo, me marqué hace un tiempo un PER 25 de Inditex para empezar a comprar y me mantengo en mis trece. Si me estoy equivocando, estaré dejando pasar un magnífico valor. No espero acertar en todas mis decisiones de inversión. Sólo espero equivocarme las menos veces que sean posibles.
 
A continuación damos un repaso de las noticias que considero más interesantes de la semana... así que espero que sean de vuestro interés: 

domingo, 25 de septiembre de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 38 - 2016

mejor de la semana dividendo 39-2016 don dividendo
La inversión en dividendo tiene un base bastante sencilla.
 
A grandes rasgos, hay que invertir en empresas sólidas que paguen dividendos. Los dividendos deben ser crecientes con el tiempo y el crecimiento de dicho dividendo debe superar a la inflación.
 
De esta forma, invirtiendo en este tipo de compañías obtendríamos un flujo de dinero creciente con el tiempo que no sólo nos protegería de la inflación sino que nos haría cada vez más ricos.
 
Por lo general, las compañías que pagan dividendos de este tipo lo hacen con el dinero que no necesitan para seguir creciendo y por lo tanto su forma de operación forma un círculo virtuoso que le permite continuar así mucho tiempo.
 
Una teoría sencilla, pero no tan fácil de llevar a cabo:
Para empezar, para invertir hay que tener capital,
así que antes de invertir o mejor dicho, mientras se invierte hay que ahorrar. Para obtener ahorro, tenemos que trabajar y gastar menos de lo que ganamos y como todos sabemos esto no es fácil, el dinero de cae de los árboles, hay que "currárselo" mucho y gastar es mucho más fácil. Por esto recomiendo algo que hemos leído tantas veces y creo que es bueno recordarlo: Págate primero a ti mismo. Si nada más cobrar envías parte de tus ingresos a la cuenta dedicada a inversión, en muchas ocasiones de forma casi milagrosa, con el resto del dinero disponible se puede vivir perfectamente y sin sensación de agobio (bueno, el primer y el segundo mes puede que sí, pero a medio plazo los gastos se ajustan casi inconscientemente al capital disponible).
 
Por otro lado, si invertimos en un momento poco adecuado, aún en la compañía correcta, los retornos que obtengamos de nuestra inversión pueden ser mediocres o incluso malos. Esto se debe a que el precio de las acciones no refleja de forma habitual el valor de la empresa, sino lo que el mercado está dispuesto a pagar por ella (en base a previsiones, modas, sensaciones, etc.) y si compramos una empresa cuando está sobrevalorada, aún siendo buena empresa, estaríamos posiblemente comprando valores con una rentabilidad por dividendo demasiado baja como para que el crecimiento de la empresa a lo largo de los años haga que el retorno que obtengamos sea lo suficientemente atractivo como para lo que veamos nosotros. No nos olvidemos que si queremos vivir del dividendo, tenemos que estar vivos para ver los retornos que hemos conseguido y si compramos una compañía que ofrece un 2% de rentabilidad que crece beneficios al 10% anual, tardaremos 10 años en obtener un 5% de rentabilidad sobre nuestra inversión inicial (mientras han pasado esos 10 años la inflación ha tenido su crecimiento y en realidad ese 5% es realmente un 4,3%). Este es el caso, en mi opinión, de Inditex actualmente. Una empresa enorme, que crece, con proyección, que paga dividendo, pero que creo está muy cara (suele estarlo), pero que también ha dado oportunidades de compra en el pasado y que volverá a dar en el futuro. Si compramos ahora la compañía a PER estimado para cierre de 2016 de 31-32, obtenemos una rentabilidad del 1,82% y aunque el año pasado incrementó su dividendo en un 15%, es más lógico esperar crecimiento del dividendo futuro cercano al crecimiento de su beneficio neto (sobre el 10%), por lo que comprarla a precio actual podría suponer un retorno mediocre (ojo, no digo malo) en los próximos 10-15 años.
 
¿Estoy apuntando a compañías de alto dividendo para este tipo de inversión? No. En su momento (hace años) decidí fijar el mínimo de dividendo en el 2,5%, porque considero que obtener rentabilidad vía dividendos partiendo de una cifra inferior está al alcance de muy pocas empresas. Esto no quita que en alguna ocasión pueda comprar una compañía que rente menos de este importe, pero lo haría con una posición menor de las habituales para minimizar el riesgo antes una inversión exclusivamente basada en crecimiento. Compañías de este tipo podrían ser Gilead, Starbucks, Visa (valores que no descarto en mi cartera el año próximo después de un análisis más profundo).
 
Por lo general un dividendo alto apunta a compañías en dificultades y comprar compañías que pasan por una situación transitoria difícil puede ser una fuente de grandes retornos (tanto en forma de dividendos como en forma de revalorizaciones).
 
Pero lo más frecuente será comprar acciones con dividendos comprendidos entre el 2,5% y 3,5% y confiar (vigilantes) de la buena evolución de la cartera y de los dividendos recibidos.
 
Es por esto, por lo que circunstancias actuales con numerosas compañías en nuestro Ibex rentando sobradamente más del 3,5% me parecen circunstancias excepcionales para inversión. En el Semáforo encontráis mis favoritos.
 
Dificultades hay muchas más, y eso sin contar con la posibilidad de errores en nuestros análisis, incluso casos tipo Bankia, Gowex, Pescanova, Abengoa (mezclo aquí un poco de todo, no siento todo igual, desde luego). Pero creo que los beneficios de esta forma de inversión supera con creces los riesgos.
 
Aunque creo que la inversión en dividendos es realizable por una gran mayoría de personas sin necesidad de comenzar con unos grandes conocimientos, no puedo dejar de comentar la necesidad de paciencia y perseverancia además de un buen grado de fortaleza y cuando digo fortaleza me refiero a confianza en lo que se está haciendo. A esto contribuye el estudio y la humildad de aprender de todo aquel que tiene algo que aportar.
 
Nadie nace sabiendo y creo sinceramente que de todo el mundo hay algo que se puede aprender, por lo tanto, entando de escuchar vuestras opiniones.
 
A continuación damos un repaso de las noticias que considero más interesantes de la semana... así que espero que sean de vuestro interés: 

sábado, 10 de septiembre de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 36 - 2016

 
lo mejor de la semana dividendo 36 -2016
Semana de sube y baja en el Ibex35, donde lunes, miércoles y jueves la bolsa subía con cierto ánimo, mientras que el martes y especialmente el viernes bajaba con claridad, dejando el balance semanal positivo de algo más del 1,3% y salvando los 9.000.
 
Fuera de nuestras fronteras, quiero destacar el S&P500, que estuvo tonteando con los máximos un par de días para acabar cayendo con fuerza el viernes un 2,39%.
 
Aquellos que como yo tengan una lista de valores en vigilancia para comprar cuando se encuentren a los precios que nos resultan de interés, nos vamos quedando sin valores conforme se producen estas subidas. Por favor, recordad que la lista anterior es sólo de carácter ilustrativa, a modo de ejemplo y no supone ninguna recomendación.
 
Es de gran importancia realizar una revisión y actualización de esta lista (yo la hago aproximadamente de forma trimestral, a la vez que actualizo el semáforo), para ir adaptando las valoraciones, que en ocasiones consciente y en otras inconscientemente incluyen también los "deseos", a la realidad que define la situación presente y futura de cada compañía.
 
Aunque en mi opinión estamos mucho más cerca de la parte baja de valoración de la mayoría de las compañías (no de todas, que algunas se encuentran en máximos), nos resulta más difícil tomar la decisión de comprar cuando hace relativamente poco veíamos los mismos valores a precios más atractivos.
 
No deberíamos dejarnos embaucar por la avaricia y dejar de comprar porque no vemos "gangas" en el mercado. Estaríamos cayendo en el error de perdernos demasiado camino de subida en las acciones o incluso podrían darse recortes en el futuro, pero aún por encima de los precios actuales.
 
Nosotros, los pequeños pececitos no tenemos un flujo inagotable de dinero para invertir (nadie lo tiene), por lo que aún esforzándonos en guardar un remanente para aprovechar caídas del mercado, cuadrar la disponibilidad de efectivo con los mejores momentos de inversión supone un coste de oportunidad que no hay que despreciar.
 
El inversor en bolsa, ya no está tan mal visto, hay multitud de webs nacionales que hablan de la inversión en bolsa, algunas mediante análisis técnico, otras son de inversión valor, de Buy&hold, de inversión en dividendos, pero aún con todo, somos dentro del país una minoría que ha crecido al calor de los bajos tipos de interés que han obligado en cierta forma al ahorrador tradicional (generalmente en depósitos) a buscar vías alternativas de inversión.
 
Además, a estos tenemos que sumar que el negocio algo más cotidiano, el inmobiliario, aquel de "compra un piso, casa o terrero que siempre lo tendrás ahí y no perderás dinero" se esfumó con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, nos encontramos con un buen número de personas, que con capital dispuesto para invertir.
 
Se escuchan nuevamente cantos que apuntan hacia un aumento de precios importante en el sector inmobiliario, algo que si bien por zonas puede ser cierto, no termino de entender de forma generalizada. El stock de viviendas sigue siendo alto y la demografía no acompaña, por lo que no sé quién va a ocupar toda la vivienda que hay desocupada, salvo que "el que pueda" o "se crea" estos aumentos, utilice el sector de modo inversor, pensando no en los próximos 2 o 3 años, sino en los próximos 15-20 años. Algo desde mi humilde punto de vista mucho más arriesgado que poner todo el dinero en acciones de BBVA o del Santander.
 
¿Por qué hablo de estas dos entidades?. Pues porque considero que son los dos valores con más posibilidades de sorprender a la mayoría del mercado a nivel de beneficios. Los bancos son difíciles de analizar, sus balances son muy maleables, por lo variable de los criterios de contabilización, saneamientos encadenamos año tras años, necesidades variables de capital en función del tiempo y criterio de Europa, etc. Pero año tras año (casi todos) acaban ganando dinero, adaptando sus negocios a una reglas, en mi opinión actualmente en exceso exigentes que acabaran en algún momento volviendo a la normalidad.
 
Ciertamente los bancos están en un proceso de modernización y puede que cambio generacional, pero no cabe duda que la banca española después del esfuerzo de concentración realizado, reduciendo el número de nombres fortísimamente, continúa ahora con la optimización de la red (cerrará oficinas) y a medio plazo, a poco que internacionalmente repliquen sus métodos de trabajo, disminuyan los extraordinarios (saneamientos/reservas, etc.) y la economía adquiera cierta inercia, nos darán alegrías en forma de aumento de resultados, que suelen ir acompañado de revalorizaciones de precio en bolsa y de aumento de dividendos.
 
Mis favoritos, los de siempre: Santander, BBVA y Bankinter (este último con menor margen de subida). Si tengo que sumar otro nombre a esta lista añadiría a Sabadell por su compra de TSB a Lloyds, pero esta es algo más arriesgada.
 
Ahora, especialmente BBVA y Santander, que han subido más del 30% desde finales de Junio en los que todos los medios catalogan de un "verano tranquilo", nos parecen caros. Nada más lejos de la realidad. Estos valores están muy lejos de su valor contable, un parámetro que actualmente me parece muy interesante para evaluar si el precio del banco en cuestión es adecuado o no. A unos años vista, cuando BBVA y Santander coticen a 1,5 o 2 veces su valor contable y estén ganando mucho más dinero que ahora, nos arrepentiremos por no haber comprado a los precios actuales. Asumiendo que el valor contable es real y no ficticio. Si pensamos eso, mejor poner el dinero debajo de una piedra.
 
Dicho esto, recordad, no hay que poner todos los huevos en la misma cesta. Si estás muy cargado de Santander, yo diversificaría comprando BBVA y viceversa. Pero no me hagáis caso, esto es sólo mi opinión y como siempre os digo, no sólo puedo estar equivocado, sino que además, lo que es bueno para mí, no necesariamente tiene porqué ser bueno para otro.
 
A continuación damos un repaso de las noticias que considero más interesantes de la semana... así que espero que sean de vuestro interés:

sábado, 6 de agosto de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 31 - 2016

Lectura semana don dividendo 31-2016
No puedo evitar daros mi humilde opinión al respecto del fortísimo descalabro del precio de la acción de OHL.
 
La pasada semana os decía lo siguiente:
 
“ Tal y como os comentaba en la última ocasión que hablábamos de OHL. Tiene el resto del año para mostrar el camino de recuperación. Ya ha gastado dos trimestres y al igual que a Técnicas Reunidas, un único proyecto ha destrozado lo que podría haber sido unas cuentas normalitas. Este es un riesgo importante en este tipo de compañías.
 
Siempre he preferido que una empresa tenga 100 proyectos de 1 que 2 de 50. La diversificación de riesgos en una cartera es también importante.
 
Conclusión: Sigo vigilante por si me he equivocado con OHL. Una cosa es comprar cuando todo el mundo tiene miedo y otras cosa muy distinta es comprar un mal valor. Ahora mismo creo prudente aplazar cualquier operación sobre OHL, por mucho que baje hasta que su situación empiece a mejorar.”

La situación no ha mejorado, pero hasta donde sabemos no ha cambiado ni a mejor ni a peor, sólo se ha producido una rebaja de cotización de una agencia de calificación como consecuencia de unos resultados  malos y los bajistas han encontrado un filón.
 
Las cifras de la compañía son malas desde hace tiempo, eso es indudable y creo que esto es conocido por todos. Y cuando digo todos, hablo de inversores antiguos y nuevos: No hace demasiado OHL realizó una ampliación de capital y aún con los malos datos que venía arrastrando consiguió 1.000 Mn€ (ahora la compañía vale mucho menos que eso).
 
Ciertamente la compañía ha dado un susto al mercado con unos resultados mucho peor de los esperado al reconocer unas próximas pérdidas en el proyecto del Centro Hospitalario de Montreal y ha reconocido problemas también en otro Hospital, ya terminado, de Doha.
 
Pero estos problemas, que lo son y eso hay que dejarlo claro, en mi opinión, no son justificación para que el valor cotice ahora a un múltiplo ridículo sobre su valor contable.
 
Si nos creemos las cifras presentadas por la empresa y sobre todo, si no hay algo oculto que no conocemos, estamos ante una oportunidad posiblemente histórica de comprar OHL. Pero cabe la posibilidad de que exista ese algo oculto, por ejemplo, puede haber uno o varios proyectos que vayan a suponer un impacto tremendo en su situación financiera de OHL.
 
Otra posibilidad que se baraja es la ejecución de garantías por el préstamo de Tyrus capital, posiciones cortas de hedge funds, etc.
 
Con lo fuerte que está cayendo, sería lógico que si la empresa cree en sí misma estuviera recomprando acciones a toda velocidad (y no sólo un máximo del 3% que ha dicho), es más, sería lógico hasta liquidar ciertos activos para no incurrir en más deuda y recomprar sus propias acciones porque sería como comprar duros a pesetas, pero aparentemente no lo está haciendo, así que me parece prudente esperar acontecimientos y que se aclare la situación.
 
Tenemos que estar preparados para asumir errores en nuestra selección de valores. Tenemos que estar preparados, porque todos nos podemos equivocar y porque además de equivocarnos nos pueden ocultar información o directamente engañarnos. No hablo de OHL, esto es así, en general.
 
Yo espero (y deseo) que OHL no nos estén engañando. Yo espero (y deseo) que si nos ocultan algo, no sea tan grave como el mercado anticipa y espero (y deseo) que todo sea una sobrerreacción irracional del mercado.
 
Pero si estoy equivocado y la compañía nos oculta algo gordísimo, o la compañía nos ha engañado o simplemente me he equivocado de todas, todas, al pensar que la compañía debería ser capaz de recuperarse tras la ampliación y tras las noticias positivas de OHL México que tras tantísimas acusaciones se han diluido en casi nada... procederé a hacer borrón y cuenta nueva.
 
Contra estas cosas está la diversificación. Adicionalmente hay que recordar que el dinero que invertimos en bolsa no está de ninguna forma asegurado, por lo que es susceptible de desaparecer. Siempre hemos comentado que OHL no debería ser el núcleo de nuestra inversión y debería de ocupar una parte menor de nuestra cartera inversora.
 
En resumen, sigo atento, pero no aumento exposición por mucho que caiga el valor. Eso sí, no parece que tenga sentido vender ahora con fuertes pérdidas latentes, salvo que fiscalmente, o bien, queramos compensar con otras ganancias realizadas o por realizar, o bien nuestra desconfianza en el valor nos impida dormir tranquilos (eso para mí es innegociable).
 
En mi caso particular, por ahora no he perdido el sueño (el pequeño porcentaje de OHL en mi cartera me ayuda a ello) y sigo creyéndome las cuentas, que sé que no son bonitas desde hace tiempo, pero confío en el plan de la compañía para salir bien parado de los problemas conocidos. Pero también digo, que la confianza no es ciega ni ilimitada, no me voy a casar con ningún valor: Toda confianza tiene un plazo, a OHL le quedan unos trimestres todavía para convencerme y que me quede sus acciones. Si antes de ese plazo, la empresa desaparece, asumiré mi error y a seguir trabajando.
 
Dicho esto, permitidme recordaos que cada uno es dueño de sus decisiones y de sus inversiones. Con mi opinión no pretendo incitar ni a comprar, ni mantener ni vender ninguna acción.
 
Como os decía la semana pasada, a continuación repasamos algunos valores que presentaros resultados anteriormente y que no me dio tiempo a comentar:. Espero que sean de vuestro interés:

sábado, 2 de julio de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 26 - 2016

Lectura semana don dividendo 26-2016
En no pocas ocasiones hemos escuchado esto de "El mercado puede permanecer irracional más de lo que usted puede permanecer solvente". Frase por cierto de John Maynard Keynes.
 
Pues, por ahora, ni el Brexit ni las elecciones en España han sido justificación para una periodo de irracionalidad prolongado ya que tenemos valores que no sólo han borrado de un plumazo las caídas que provocó el primer gran susto del referéndum británico, sino que además ahora se encuentran en zona de máximos (como las incombustibles Red Eléctrica y Enagás).
 
Como es habitual, la recuperación va por barrios, y mientras que las eléctricas y empresas energéticas han reaccionado muy bien, el sector bancario, aún recuperando parte de los descensos, no han logrado capear el temporal de forma satisfactoria.
 
Sorprende, en cierta medida, ver valores como Bankinter tan penalizados, pero cuando el mercado cae a plomo, no hay forma de frenar las ventas y con independencia de que se tengan buenos motivos para los descensos generalizados hay compañías no se merecen dichos retrocesos, como el caso, en mi opinión, de Bankinter, que ha caído, sólo porque los demás caían, posiblemente como excusa porque hay quien pensaba que estaba "caro". Términos como caro y barato son peligrosos, ya que lo que es caro para mi puede serlo barato para otro y viceversa.
 
Por otro lado, valores como Banco Sabadell o Santander, con una importante presencia en Reino Unido sufrían con el voto a favor del Brexit como si la isla fuera a convertirse en la nueva Atlántida y fuera a desaparecer en las profundidades del mar. Y una cosa es que el beneficio de Sabadell o del Santander proceda del Reino Unido en un 17% y 23% respectivamente y otra cosa bien distinta es que el beneficio de estos bancos vaya a bajar ese porcentaje por el Brexit como si Reino Unido dejase de aportar totalmente o incluso supusiese una penalización general.
 
Ahora, con las aguas más calmadas y con una cierta recuperación a las espaldas, sigue siendo momento de ir aumentando el peso de nuestras inversiones. Aunque los analistas técnicos ven el gráfico del Ibex35 con posibilidades de llegar muy abajo, yo encuentro ese escenario poco probable. No descarto un retroceso a lo largo del verano a los 7.500 de Ibex, pero no veo el Ibex mucho más abajo, por lo que en la medida que obtenga liquidez, del ahorro, de dividendos, de trabajos extra, etc., volveré a lanzarme al mercado nacional en busca de valores interesantes para añadir o sobreponderar en mi cartera.
 
A continuación damos un repaso de las noticias que considero más interesantes de la semana... así que espero que sean de vuestro interés: 

domingo, 12 de junio de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 23 - 2016

Lectura semana don dividendo 23-2016
Cuando se habla de inversión hay una serie de frases "típicas" que forman parte del ideario tradicional, como "rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras",... pero la que me viene a la mente cuando se producen caídas tan fuertes como estos últimos días es "a toro pasado, todos somos Manolete".
 
Durante estos días y posiblemente el fin de semana vamos a ver todo tipo de explicaciones mostrando la multitud de argumentos que sirven para justificar la vuelta a los 8.500 puntos de Ibex, justo cuando hace un par de semanas todo parecía indicar un nuevo intento de recuperar una tendencia alcista clara.
 
Argumentos como: La incertidumbre creciente por la igualdad en las encuestas del Brexit hace que los fondos de inversión y los inversores en compañías con exposición a Reino Unido estén liquidando ante el miedo del Brexit, no porque la bolsa del Reino Unido esté cayendo (parece la que mejor aguanta el temporal), sino por lo que puede caer si se produce un voto afirmativo a la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Y es que los inversores a corto y medio plazo prefieren estar fuera del mercado ante el riesgo de una fuerte caída.
 
Esto es algo relativamente normal y justamente es lo que tendríamos que intentar aprovechar. De hecho, en caso de un susto mayor en la bolsa del Reino Unido, mis ojos no hacen más que mirar a Diageo (DGE), porque Unilever no tiene pinta de caer.
 
Si a esto sumamos la indecisión por la situación política nacional y por lo que apuntan las encuestas, la no descartable posibilidad de prolongación del culebrón con incluso una tercera ronda, o si no es por eso, siempre podemos acabar culpando a la volatilidad del precio del petróleo que ha subido por razones "accidentales" y por lo tanto podría desandar el camino andado en cualquier momento. ¡Ah!. Casi me olvido. ¡Que viene el coco!, esto es: Podrían subir los tipos en EE.UU., amenaza que no por antigua deja de ser un pretexto muy socorrida.
 
Siempre es posible encontrar excusas a lo ocurrido, podrán ser más o menos acertadas, quizás sean una combinación de todas o de ninguna, pero lo que es seguro es que el mercado no va a estarse quieto. Y tal como os comentaba unos días atrás, en cada bajada realizaré alguna compra en la medida que pueda. Puede que no sea en el punto perfecto y la bolsa siga cayendo hasta los 8.000 puntos o más abajo, o puede que en algún momento se dé la vuelta y no se acerque a dicha cota.
 
Yo, en particular, el viernes cerca al cierre compre unas cuantas BBVA a 5,348€. Por el importe habitual de media compra, por si sigue bajando comprar unas cuantas algo más abajo, ya sea de esta misma compañía o de otra que me resulta más interesante en el momento.
 
En España el ruido del Brexit puede poner muy apetecibles próximamente a Santander, Telefónica y Ferrovial, y en Reino Unido, como os comentaba, me gusta Diageo. La incertidumbre ligada a las elecciones quizás nos dé buena oportunidades de entrada en Abertis, Enagás, Red Eléctrica. Ahora veo oportunidades mucho más claras en Europa que en EE.UU., que en algún momento podría corregir, por lo que ahí soy mucho más selectivo. Cuando se produzca una bajada considerable en EE.UU. habrá que intentar comprar alguna de estas: Coca Cola, Pepsi, Johnson&Johnson, Procter&Gamble, 3M, Walgreen, United Technologies, aunque en EE.UU. hay tanto donde elegir que quizás entre alguna que otra antes en cartera.
 
A continuación damos un repaso de las noticias que considero más interesantes de la semana... así que espero que sean de vuestro interés:  

sábado, 4 de junio de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 22 - 2016

Lectura semana don dividendo 22-2016
No nos engañemos, el camino hacia la independencia financiera no está exento de dificultades. Los ciclos que experimentan los mercados nos ponen a prueba de forma constante y cuando la bolsa sube tenemos la tentación de vender ante las jugosas plusvalías y cuando la bolsa baja tenemos la tentación de vender para no perder dinero.
 
Si vendemos demasiado pronto cuando las acciones suben, y las acciones continúan subiendo, seguramente acabaremos comprando nuevamente esperando la continuidad de las subidas y finalmente comprando caro, si vendemos tarde cuando las acciones bajan, seguramente perdamos de forma casi irrecuperable nuestro capital. Pero estos son los peores escenarios en el proceso de venta, ya que también podríamos haber vendido pronto en las caídas y en caso de continuar estas poder comprar más barato las mismas acciones, aumentando nuestro patrimonio futuro o si la bolsa sube, vender en la parte alta del ciclo, con lo que dispondremos de más capital que al inicio.
 
El problema es, al menos en mi caso, la incapacidad de elegir los momentos adecuados de forma sistemática (o al menos la mayor parte del tiempo). Yo no soy capaz de hacerlo. Puede que haya quien pueda o sepa hacerlo, y le felicito por ello, pero sin duda, el estrés y la dedicación que requiere realizar esta acción (compra y vender en los momentos más adecuados) es algo que no es nada fácil de soportar y quizás por eso hay tan poca gente que lo consigue.
 
La inversión en empresas que reparten dividendos y especialmente, en aquellas empresas que tienen un dividendo sostenible y creciente en el tiempo es un filtro en el proceso de inversión que aporta una protección extraordinaria. No sólo porque aporta liquidez al inversor con cierta frecuencia que puede aprovechar para reinvertir tanto en las propias acciones que le dan ese dividendo como en otras diferentes, sino también porque obliga a los gestores de las compañías a cuidar mucho mejor el resultado de todas sus decisiones ya que cada cierto tiempo tendrán que demostrar al mercado que sus acciones son las adecuadas y eso se demuestra con el capital que es capaz de retornar a sus accionistas.
 
No es que crea que una empresa que no reparta dividendos no vaya a estar bien gestionada, pero desde luego además de los exámenes trimestrales que tienen que pasar con la presentación de las cuentas, no viene mal la presión adicional de tener que retribuir a los "dueños de la compañía", sus accionistas, cada cierto tiempo.
 
Es fácil demostrar con ayuda de las matemáticas que sería mucho más rentable para una compañía no pagar dividendos, sino quedárselos para reinvertirlos en el negocio, por lo pronto, fiscalmente es más eficiente ya que no pasaría por el tamíz recaudador de Hacienda que esquilma los dividendos con lo que yo considero un impuesto injusto, porque la compañía ya paga ha pagado con anterioridad impuestos por los beneficios que reparte.
 
El problema para los accionistas de las compañías que no reparten dividendo está en que si la compañía tiene éxito en su desempeño y sube en bolsa, ven crecer su patrimonio, pero no disfrutan de este crecimiento ya que no reciben nada por él, y para beneficiarse tendrían que liquidar parte de su inversión (perdiendo participación en la empresa), además de tener que pagar a Hacienda por las plusvalías conseguidas.
 
Buffet es totalmente contrario a la distribución de dividendos en su compañía, pero a todas luces es un gran defensor de recibirlos de las compañías que tiene. Una actitud sin duda llamativa que se apoya en el hecho innegable de la capacidad de obtener rentabilidad del capital disponible del Oráculo de Omaha es sin duda excepcional. Pero probablemente, en algún momento llegará a su fin ya sea bien al disponer de demasiado efectivo, en forma de inicio de una política de dividendos o bien en forma de un desmembramiento (split) de BRK en distintas sociedades con distintas políticas de retribución.
 
Los accionistas históricos de BRK han visto crecer su inversión de forma espectacular a lo largo de los años, pero para obtener dinero de la misma se ven obligados a vender parte de su inversión y pagar fuertes plusvalías por cada venta. Aunque la subida ha sido tanta y tan prolongada que les da exactamente igual porque su precio ha subido muchísimo. Sin embargo, esto es una de las pocas excepciones que hay en el mercado y sin duda, Buffet y Munger tienen desde mi punto de vista la consideración de "excepción que confirma la regla".
 
Cambiando de tema. Esta semana el mercado ha decidido teñirse de rojo y ha perdido prácticamente todo lo ganado la semana anterior. El camino descendente está plagado de pequeños y medianos soportes a lo largo del Ibex35: 8.700; 8.550; 8.250; 8.000 y 7.750.
 
Después de los 7.750 puntos, hay un apoyo adicional en 7.500 y 7.200 y desde ahí no hay soporte claro hasta los 6.000.
 
Si el Ibex decide recortar con fuerza, debe atravesar todos estos soportes de forma clara. Esto es bolsa, todo puede ser, pero no parece el más probable de los escenarios, por muy raro que sea el resultado de las elecciones, salvo grandes sorpresas los próximos meses.
 
Por lo tanto, y siempre bajo mi humilde criterio, debemos aprovechar las oportunidades que nos ofrezcan estas caídas para seguir aumentando nuestra cartera a lo que considero buenos precios.
 
A continuación damos un repaso de las noticias que considero más interesantes de la semana... así que espero que sean de vuestro interés:  

sábado, 28 de mayo de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 21 - 2016

Pues ya tenemos el calor encima y parece que ha venido para quedarse. En breve tenemos nuevamente elecciones y el mercado parece haberse desperezado un poco. Por esto quería traeros hoy un gráfico de largo plazo del Ibex35:
 
IBEX35 Index_DonDividendo_Mayo_2016

En este gráfico mensual he marcado los grandes giros al alza del índice que se dieron en los años 1995, 2003, 2008 y 2012, que coinciden con la recuperación del estocástico de la zona de sobre compra y posterior confirmación de cruce de MACD, aunque como puede observarse el MACD en mensual es un indicador muy retrasado, del que si esperamos confirmación para operar en mensual nos puede hacer perder la mayoría de algunas subidas bruscas.
 
Si nos fijamos en el índice a fecha de hoy, el estocástico mensual comienza a salir de la zona de sobrecompra y el MACD apunta a cruzarse en breve (¿meses?). Por lo que los optimistas, comienzan a ver el fin de las caídas y la formación de un posible suelo de largo plazo en el retroceso del 61,8% de la última subida que comenzó a finales de 2012. Algo que técnicamente tiene todo el sentido, aunque la confirmación de este cambio de tendencia sólo se produciría tras la superación de la resistencia que forma la línea azul y su posterior re-confirmación con la superación de los 11.900 puntos de Ibex.
 
Pero como los gráficos solo muestran datos, estos son generalmente interpretables y hay quien opina lo contrario y ven las subidas recientes como los últimos coletazos de una reacción que nos llevará nuevamente hacia mínimos.
 
De modo muy simplificado:
Los defensores de la primera hipótesis confían en la recuperación económica y con ella en la continuidad de los beneficios empresariales para apoyar una subida fuerte de la bolsa.
 
Los defensores de la segunda hipótesis no ven tan clara la recuperación y además se preocupan del posible derrumbe de la bolsa americana tras muchos años de subida.
 
Como es habitual, hay siempre bajistas, siempre alcistas y aquellos que cambian de opinión (generalmente en el momento equivocado). Y la pregunta del millón es: ¿qué hacemos entonces?.
 
Ya sabéis que no seré yo quien os diga lo que tenéis que hacer, pero sí que os puedo decir lo que voy a hacer yo:
 
Como os podéis imaginar, a los precios actuales considero que hay un buen puñado de acciones atractivas para ser compradas (ver la sección del Semáforo), pero también hay otro buen puñado de acciones (especialmente norteamericanas: 3M, AFLAC, JNJ, KO, TGT, UTX y alguna inglesa: DGE) y tantas otras que me gustaría tener y que ahora las veo lejos del precio al que me gustaría comprarlas.
 
Entonces, mi decisión ha sido la de "nadar y guardar la ropa", es decir, sigo invirtiendo, pero estoy guardando un pequeño colchoncito de liquidez para aprovechar posibles caídas con esa liquidez, lo cual a corto plazo va a hacer que la rentabilidad que obtenga de mis inversiones sea menor a la planificada inicialmente, pero creo me va a permitir cierto margen de maniobra para poder comprar las compañías a precios más atractivos para el largo plazo.
 
Este colchón no va a ser gigantesco, entre otras cosas porque ya tengo muy ajustada mi capacidad de ahorro, pero cualquier sobrante o ingreso extraordinario va destinado al colchón, de forma que, entre el capital procedente del ahorro y los dividendos, acumulo cierta liquidez mientras sigo comprando algunas de las acciones que ya tengo (p.ej.: Ferrovial, reinvierto el dividendo y amplio ligeramente porque sin estar super barata, la veo a un precio aceptable, añado más GAS cada vez que acumulo un buen pellizco de dividendos, etc.).
 
De esta forma, sigo alimentando de modo selectivo mi particular bola de nieve, de la que ya empiezo poco a poco a notar cada vez con más fuerza la importancia de los dividendos recibidos año tras año y a la vez me dejo cierto margen para aprovechar un posible cambio del mercado norteamericano o porqué no, una sorpresa en el Brexit que me permita cazar a DGE a 16 libras o la inestabilidad que provocan las próximas elecciones en España.
 
No es ni mucho menos un planteamiento sesudo ni matemático, es lo que a mí me hace sentir tranquilo. Podría seguir invirtiendo normalmente y en caso de gran oportunidad de mercado recurrir al fondo de emergencia, pero eso no me gusta, me haría estar inquieto y ya sabéis lo que aprecio dormir a pierna suelta, lo necesito de verdad, yo duermo muy mal, siempre están rondándome ideas y pensamientos por la cabeza y si además me tengo que preocupar mínimamente de mis inversiones a la hora de descansar, sería incapaz de dormir, así que aunque a algunos le sorprenda que invierta en bolsa con mi particular aversión al riesgo, esto es una decisión meditada y con la que estoy muy tranquilo.
 
Este es mi camino y si sirve de algo que lo comparta con vosotros, estupendo, pero ya os digo, como lo hago siempre, cada uno de vosotros es responsable de sus propias decisiones y lo que puede resultarme bien a mí, no tiene porqué serlo para otros.
 
A continuación damos un repaso de las noticias que considero más interesantes de la semana... así que espero que sean de vuestro interés: 

sábado, 14 de mayo de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 19 - 2016

 
Lectura semana don dividendo 19-2016
Las noticias de esta semana se han visto deslucidas por la publicación por parte de la Comisión Europea del bloqueo sobre la operación donde Telefónica pretendía vender O2 Reino Unido a Hutchinson que a su vez la fusionaría con Three.
 
Por la evolución que ha tenido la compañía en bolsa, este tema parece que estaba ampliamente descontado en el precio al que cotizaba, porque tras una caída que no se salía fuera del rango en el que más o menos se encontraba el mercado a lo largo del día de la publicación, la acción ha cerrado la semana con una subida superior al 4%. Y es que en ocasiones la incertidumbre ante una noticia genera más caídas que la propia noticia. Acabándose la incertidumbre el valor se libera y registra una subida semanal muy superior a la del IBEX35 que sólo se apunta un 0,22% semanal.
 
Ya sabéis que no he sido nunca especialmente partidario de la venta de O2 en el Reino Unido, que por cierto tal y como comentamos hace poco presenta unos resultados bastante buenos, pero la elevada deuda de Telefónica le obliga a actuar al respecto. Sin embargo Telefónica ha confirmado los 0,4€ de dividendo para el próximo 19 de Mayo mientras que el dividendo tras el verano será de 0,35€ en forma de scrip. Esta operación en scrip, supuesto un ratio de aceptación de un 80%, le permitiría ahorrarse unos 1.400 Mn€ en dividendos que no tendrían que salir de caja. Sin embargo la operadora parece que volverá a amortizar el 1,5% de acciones propias por lo que en realidad el ahorro será aproximadamente de la mitad, unos 700 Mn€ si mis cuentas no fallan.
 
Como medida de prudencia el dividendo de Telefónica en mi hoja de seguimiento y control de cartera pasa a ser de 0,4€ por título. Recordad, por favor, que el ejemplo de cartera que pongo en este enlace a la hoja de herramientas es a título meramente ilustrativo y debéis adaptarlo a vuestras necesidades.
 
Telefónica se impone un periodo de reflexión, barajando qué hacer con O2 en Reino Unido (buscar otro comprador, sacarla a bolsa, etc.) y aún le queda el plan B (Telxius), por lo que tampoco tiene que volverse loca para resolver la situación de forma urgente. Si lo hace y malvende activos, seremos los accionistas los perjudicados a largo plazo.
 
Cambiado de tercio, aprovecho para comentaros que esta semana he realizado una compra apurando la liquidez disponible (gracias, sobre todo, al dividendo de BME con el que he podido completar una posición de compra junto con el resto de dividendos que acumulaba desde comienzo de año y que no había invertido totalmente). Tras la publicación de los Resultados de Repsol, donde se indicaba claramente que la contribución de Gas Natural a sus resultados había bajado en casi un 19%, era lógico esperar una caída en la cotización de GAS y por el fuerte descenso en el resultado esperaba que cayera de forma importante, por lo que dejé puesta una orden de compra en 16,70€.
 
El día de la publicación de resultados de GAS, se produjo una bajada importante, pero insuficiente por pocos céntimos, pero al día siguiente se ejecutó, así que GAS ya aporta el 5% de los dividendos totales que recibo. Porcentaje que considero adecuado y me centro ahora en otras compañías (salvo que siga bajando y alcance la zona de 15 a 15,5€ donde me plantearía una nueva entrada).
 
Al igual que la semana anterior, prefiero comentar alguno de los resultados que hemos tenido esta semana, espero que os resulten interesantes. Comenzamos: 

sábado, 30 de abril de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 17 - 2016

 
Lectura semana don dividendo 17-2015

El dinero llama al dinero. A excepción de la FED, el BCE o entidades similares que crean dinero de la nada (generalmente a base de deuda), el dinero no se fabrica, sólo cambia de manos en función de lo que se quiera pagar por un bien o por un servicio.
 
Y quien diga que os puede hacer ricos con una mínima inversión o sin ella y en poco tiempo, no está siendo sincero (por no decir que está mintiendo). Los juegos de azar y la suerte no cuentan como métodos de inversión. Así que si queréis alcanzar riqueza en un periodo corto de tiempo, no sigas leyendo.
 
Sin embargo, si lo que quieres es mejorar tu situación financiera y dedicarle cierto trabajo y tiempo, sin ser un o una lumbrera, entonces, estaré encantado de acompañarte en el camino que vamos a realizar juntos en busca de la independencia financiera.
 
Análogamente, para que una empresa genere beneficios tiene que proporcionar un servicio o vender productos, es decir, satisfacer una demanda de un tercero que está dispuesto a pagar por ella. Todo esto cuesta dinero y en pocas ocasiones, muy pocas podemos pasar de un chaval haciendo un software en su habitación mientras estudia en la universidad (por cierto generalmente en Stanford: Google, o Harvard: Facebook) o de un grupo de friquis en un garaje haciendo un ordenador (Apple), a ser supermillonario.
 
El mundo está lleno de mentes privilegiadas (he tenido el gusto de conocer a más de una) que se han quedado en los primeros escalones de un futuro éxito que nunca les ha llegado, muy a pesar de su elevado cociente intelectual o de su chispeante energía y capacidad de trabajo.
 
Personalmente, nunca he aspirado a tanto, pero siempre he querido depender de mi mismo y por esto he elegido (no sin dar unos cuantos bandazos antes) la inversión en bolsa en empresas que reparten dividendos sólidos y crecientes como la forma de lograr mis objetivos de aumento de salud financiera a largo plazo.
 
Insisto en lo de largo plazo, porque esto es una carrera de fondo y no un sprint donde debo comprar acciones ahora como loco porque creo que la bolsa va a subir próximamente. No sé lo que ocurrirá mañana, ni pasado, ni dentro de X años (aunque como todo el mundo tengo una opinión), pero sí creo que donde mejor va a estar posicionado mi dinero es en este tipo de empresas que tienen capacidad de crecimiento y que además se acuerdan de sus accionistas con frecuencia para retribuirlos de forma creciente.
 
Los dividendos que recibo, los acumulo hasta que puedo reinvertirlos para así aprovechar el mecanismo del interés compuesto (nuestro mejor aliado). Estos dividendos, con el tiempo, deberían ser lo suficientemente amplios, seguros y estables como para considerarlos equivalentes a los ingresos de un trabajo al que ni tan siquiera tenga que ir. Aunque ojo, aquí no hay nada garantizado y hay que vigilar las inversiones.
 
Puede que para muchos, la inversión en bolsa sea demasiado arriesgada al no ser capaz de enfrentarse a las oscilaciones que puede presentarse en una cartera a lo largo del tiempo. En los últimos años mi cartera ha estado desde un -30% hasta un +30%. Yo sé que puedo tolerarlo (he visto posiciones por debajo del 50% y he permanecido tranquilo), pero comprendo que no todo el mundo tiene la capacidad de aguante necesaria. Si no se tiene este carácter es mejor no invertir nada en bolsa o en cualquier otro activo ligado a bolsa, ya que lo más probable es que con cada caída en la valoración de los activos, el nerviosismo les haga vender en el peor momento y por lo tanto pierdan gran parte del capital invertido.
 
Al encontrarnos en época de presentación de resultados trimestrales, me permito saltarme las noticias de esta semana y me centro a continuación en dar un repaso a algunos de los resultados más interesantes presentados, así que espero que sean de vuestro interés:  

sábado, 9 de abril de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 14 - 2016

Lectura semana don dividendo 14-2016

Esta semana ha comenzado la campaña de la Renta de 2015. Tras los habituales errores a su inicio (colapso de servidores, bloqueos de IP en declaraciones conjuntas, duplicidad de información en los datos volcados,... etc), parece que poco a poco se va estabilizando el sistema que este año presenta la novedad de no tener que instalar el programa Padre siendo posible realizar la declaración directamente mediante la web de la Agencia Tributaria: Renta Web.
 
Una vez más, os recuerdo lo importante de revisar muy bien los datos que se incorporan automáticamente en la declaración. En este ejercicio, la web ya sabe los dividendos que hemos cobrado y lo que nos han retenido, la verdad es que con el grado de "fiscalización" que tenemos (quiero decir, que lo saben todo de nosotros) ya prácticamente ha llegado el momento en el que pueden hacer todo el proceso sin nosotros. Pero los programas lo siguen haciendo personas (espero que por muchos años) y por lo tanto, todavía hay errores que requieren de nuestra supervisión.
 
En esta ocasión y en mi caso particular, los datos que yo tenía previamente cargados tenían duplicados prácticamente todos los datos, incluso me habían puesto 4 hijos, con eso os lo digo todo, así que dedicadle algo de tiempo a la declaración, por la cuenta que nos trae.
 
La casilla relevante para la recuperar los dividendos cobrados en el extranjero es la 528 (página 15 de la declaración). La doble imposición de dividendos que sufrimos en nuestras acciones del extranjero podemos recuperarla, aunque ya sabéis que no siempre todo ya que depende de cuánto nos retengan en origen. En mi caso, al estar invertido sólo en EE.UU. y tener una retención del 15% (al tener el W-8BEN tramitado) puedo recuperar la totalidad de los dividendos retenidos en origen, por lo que invertir en EE.UU. no me supone ninguna pérdida de dividendos, eso sí, lo recupero sólo cuando hago la declaración de IRPF.
 
En la casilla 528, hay que elegir el tipo 2 e introducir los dividendos brutos cobrados de las acciones extranjeras y lo retenido en origen. Más sencillo imposible, lo difícil, como todos los años, es encontrar la casilla adecuada en el documento.
 
Olvidándonos un poco del entorno doméstico y mirando al otro lado del Atlántico, en EE.UU. siguen con su particular carrera pre-electoral y en su mercado parece adivinarse cierto agotamiento. Hay quien ya se aventura a fijar un techo de mercado ligeramente por encima de los 2.100 puntos del SP500, aunque yo sigo siendo prudente, teniendo en cuenta que el SP500 lleva en un lateral entre 1800 y 2100 desde octubre de 2014 y mientras no se perfore al alza o a la baja dicho lateral no me arriesgaría a predecir el sentido del mercado (eso lo dejo para los adivinos).

S&P500 dondividendo2016

No tengo claro si la fortaleza del mercado norteamericano procede tanto de los buenos resultados y previsiones de sus empresas o si el QE de Europa al estilo Draghi parece que se ha dirigido a realizar compras en EE.UU. y no tanto en Europa, pero lo que es seguro es que la bolsa tiene ciclos y tras una subida que se prolonga desde 2009 ya va tocando un descanso.
 
Sin embargo, no utilizo la palabra descanso como un sinónimo de descenso ya que la bolsa podría quedarse dos o tres años más en lateral hasta que las valoraciones de las compañías alcancen unos ratios más razonables y comiencen a despegar nuevamente en bolsa. Este escenario es posible, como también lo es que el SP caiga hasta 1.500 en ese mismo periodo (-25%). Si esto se produce, habría que intentar comprar lo máximo posible en su momento.
 
¿Esperamos pues a que caiga el mercado en EE.UU. para comprar?, ¿compramos ya?, ¿qué podemos comprar?.
 
Pues como siempre os digo, en la práctica totalidad de las situaciones (mercados alcistas, laterales y bajistas) nos vamos a encontrar acciones que merecen la pena ser compradas. Por lo tanto, sólo tenemos que ser más selectivos a la hora de invertir en EE.UU. Ahora mismo se me viene a la cabeza ADM, por poner un ejemplo (hace poco EMR, HCP e IBM dieron una oportunidad también) clara aunque ahora han recuperado bastante y quizás merezca la pena esperar un poco por si nos dan una oportunidad mejor.
 
En el Reino Unido, hay una compañía muy penalizada últimamente por los malos resultados que despierta mi interés, se trata de Cobham, pero todavía no tengo claro si los problemas actuales son coyunturales y resolubles o si se verán obligados a romper su magnífico histórico de dividendos crecientes. Ya hablaremos de esta empresa en otro momento si concluyo algún día su análisis.
 
Dicho esto y en mi humilde opinión, veo opciones mucho más claras en el mercado español (como os contaba en la pasada edición del Semáforo) que fuera de nuestras fronteras.
 
A continuación damos un repaso de las noticias que considero más interesantes de la semana... así que espero que sean de vuestro interés:

sábado, 2 de abril de 2016

Lo mejor de la semana dividendo 13 - 2016

Lectura semana don dividendo 13-2016
En primer lugar, quiero pediros disculpas por no haber podido escribir la entrada de la semana anterior. La semana fue bastante completita, con jornadas de trabajo maratonianas y largos viajes, así que mi Semana Santa ha sido bastante peculiar. Este tipo de semanas, afortunadamente no son lo más habitual, aunque cada vez lo son más, pero sirven para recordarme la importancia de la búsqueda de la independencia financiera. No he tenido tiempo de escribir como habéis visto, y tampoco he podido mirar durante la semana lo que han hecho los mercados y ahora, con algo más de tiempo, bueno, no mucho realmente, he comprobado que las circunstancias del mercado han cambiado bastante poco, a pesar del atentado en Bruselas.
 
Este atentado me ha cogido de viaje y una circunstancia así, te pille donde te pille, supone una preocupación más para la familia que para el que viaja (que no suele enterarse demasiado y sólo sufre los inconvenientes del máximo celo posible en los controles aeroportuarios). Pero sobre todo, te recuerda lo efímero de la vida y lo importante que es aprovechar los momentos que pasas con los tuyos.
 
Personalmente no fui consciente de lo ocurrido hasta que me lo contó el agente que me atendió en el mostrador de la compañía de alquiler de coches en un aeropuerto en Norteamérica. Realmente y sin entrar en detalles, las medidas de seguridad de los aeropuertos de origen, escala y de destino me parecieron muy exageradas, pero no me imaginaba que se había producido un atentado en el aeropuerto de Bruselas.
 
Las bolsas ya son prácticamente inmunes a noticias de este calado, muy a nuestro pesar, parece que nos estamos insensibilizando ante la barbarie. Desde este humilde rincón de internet, mi más sincera condolencia a las familias de las víctimas.
 
Aunque no quede bien enlazar un tema con otro, este es un blog de inversión y entiendo que quien entra a leer estas líneas espera encontrar comentarios sobre bolsa, dividendos, etc., así que con vuestro permiso, me pongo con ello, pero no podía dejar de comentar lo anterior.
 
Algo, que para muchos es un aburrimiento, la inversión en dividendos es en mi opinión un proceso que aporta tranquilidad y facilita mi salud mental: Nuestras empresas no nos harán ricos en dos días, pero tampoco nos deberían arruinar en este mismo tiempo. Si no podemos mirar nuestra cartera de inversiones una semana, un mes o incluso un año, es bastante más probable que cuando volvamos a ver cómo estamos, sigamos ganando los mismos o más dividendos de lo que lo hacíamos antes. Y esto no lo puede decir todo el mundo que invierte en bolsa.
 
A pocos inversores les desagrada ver cómo crece el precio de las acciones, sobre todos aquellos que buscan fundamentalmente un retorno directo en base a la compra y venta de títulos en el mercado de valores. Sin embargo, esta circunstancia no es del todo de mi agrado y aunque lo he comentado en otra ocasión, voy a intentar explicar los motivos para esta opinión:
 
Muchas veces no se me entiende cuando digo que no quiero que suban mis acciones y la razón es bastante sencilla. Mientras sea un comprador neto de acciones (y lo voy a ser seguramente durante bastante tiempo todavía al estar en fase de formación de cartera) me interesa comprar al precio más barato posible de forma que pueda adquirir el mayor número que pueda de acciones que paguen dividendo ahora y en el futuro. Por lo tanto, si el precio de las acciones que estoy comprando bajan o se mantienen, me encuentro en una situación idónea de inversión.
 
Si el precio de las acciones sube, lo único que conseguiré es que me suba la parte del ego inconsciente que ve como su cartera crece, pero esto me dificultará comprar más acciones que paguen futuros dividendos. Así que una bolsa alcista es, en general, mi enemiga.
 
Desafortunadamente y de forma habitual, el flujo de caja personal no es todo lo fluido que siempre nos gustaría y forma parte de nuestro trabajo como inversor intentar optimizar en la medida que podamos cómo empleamos el capital disponible. Sin embargo, no creo que debamos estresarnos en exceso con la elección del momento óptimo de compra (ojo,... y lo digo yo que en ocasiones se me ha escapado un título por la cabezonería de querer comprarlo 1 céntimo más barato... ¡gran error!).
 
¿Porqué cuento todo esto? Pues es sencillo. La bolsa es alcista a largo plazo y eso juega en nuestra contra, por lo que en la medida que la bolsa nos de oportunidades como las actuales, hay que aprovecharlas. Y nos digan lo que nos digan y diga quien lo diga, esto es así y no puede ser de otra forma en la medida que la bolsa sólo acaba reflejando la evolución de la humanidad, así que salvo que una guerra mundial nuclear o un virus informático nos vuelva a la edad media, la bolsa históricamente va a seguir subiendo.
 
Y aunque siempre nos pueden enseñar multitud de ejemplos en los que eso no es verdad (Telefónica en la época de Alierta son casi 16 años y esto ya da para varios artículos diciendo que la bolsa no sube siempre a largo plazo,... o eso intentan hacernos creer, o por ejemplo la bolsa de Japón en los últimos 25 años), la realidad es otra bien distinta y os muestro un gráfico que elaboró Nomura a finales del año pasado:

image
Indudablemente, a largo plazo (el largo plazo de verdad y no el que nos convenga, la bolsa de Japón sigue siendo alcista), aunque los últimos 25-30 años han sido unos años perdidos para los inversores en Japón,... ¿verdad?,... pues ni tan siquiera eso es cierto, ya que mientras se producía la caída del índice desde 1991 hasta mínimos de 2004 los inversores han podido seguir comprando y por lo tanto bajando el precio medio de sus títulos. Por lo que, esto no es tan sencillo como mirar el valor de un gráfico un año hace muchos años y la cotización actual y decir... "pues mira que poco has pagado o mira todo lo que has perdido",... el camino es muy importante y más aún para nosotros los inversores en dividendo, que no sólo invertimos de forma continuada sino que además reinvertimos los dividendos recibidos aprovechando el mecanismo del interés compuesto.
 
A continuación damos un repaso de las noticias que considero más interesantes de la semana... así que espero que sean de vuestro interés:

sábado, 5 de marzo de 2016

Actualización del Semáforo cierre de 2015


Tras la publicación de la mayoría de los resultados del cierre del ejercicio, toca dar un repaso al Semáforo de dividendos. Hemos tenido alguna que otra sorpresa negativa que comentaremos posteriormente.

Aquí os dejo el enlace (Semáforo) para su seguimiento si queréis ir directamente al resumen de las compañías sin tener que leer toda la entrada donde destaco algunas de las novedades de esta actualización.

Como es habitual, me permito recordar que el objetivo del semáforo es identificar aquellos valores que se pueden comprar en el momento actual tanto por su calidad como empresa para vivir del dividendo como por el precio al que considero que debemos invertir en ellas.

El código de colores que utiliza la tabla del semáforo, que pretende ser intuitivo es el de siempre: Con fondo "verde" se encuentran aquellas acciones que considero están en momento de compra y que son aptas para invertir según dividendo. En "ámbar" aquellas acciones que si bien, las considero aptas para invertir por dividendo, no se encuentran en momento de compra y en "rojo" aquellas que no las considero aptas para la inversión por dividendo.

Las empresas que están en zona roja tienen generalmente muy complicado salir de ella, pero pongo en vigilancia a Acciona en próximos trimestres para su posible paso a zona ámbar por si fui demasiado duro con ella. La fusión de Acciona Wind Power con Nordex me parece muy positiva, la política prudente de inversiones de los dos últimos años le ha permitido mejorar deuda (que sigue alta), ha recuperado el dividendo y ahora lo ha incrementado un 25 manteniendo un payout por debajo del 50%.

Esta edición del semáforo presenta bastantes novedades apoyándome en los fuertes descensos de precio de casi todas las acciones, aunque hay compañías que se resisten a caer y caen menos que las demás variaciones.

A continuación os detallo el resumen de los principales cambios realizados:

BBVA:
Los resultados del banco se encuentran muy penalizados por los impactos negativos por tipo de cambio en Garanti, pero si miramos las cifras recurrentes la situación mejora notablemente. gracias a las menores provisiones y el crecimiento de la comisiones. Si nos fijamos en el beneficio recurrente de 3.752 Mn€, con un payout del 40% nos daría un dividendo de 0,24€ aproximadamente (esta es la cifra que barajo como más posible con la vuelta al dividendo en metálico). Además, el banco sigue reduciendo provisiones, el mercado inmobiliario en España cada vez le afecta menos y mientras México siga funcionando tan bien como hasta ahora, la cifra podría ser superior. A precio actual esos teóricos 0,24€ suponen una rentabilidad de 3,8% y con previsiones de crecimiento. Por lo tanto, merecido ascenso a zona verde que mantendrá mientras cotice por debajo de los 7,5€.

Ferrovial (FER):
El fuerte crecimiento del beneficio neto se apoya en efectos no recurrentes de HAH (138 Mn€), un impacto fiscal extraordinario (+175 Mn€) y la desconsolidación de OLR y la R4 (+140Mn€) y la venta la ITR (+30Mn€). Por el lado negativo, ha realizado ajustes y provisiones por valor de 110 Mn€. Si nos fijamos en el Ebitda sube un 4% (como el dividendo). Creo que esto es lo que podemos esperar a medio plazo. Aunque por técnico me habría gustado que llegase a los 16,5€, pienso que con la rentabilidad actual y un futuro crecimiento moderado es una compra bastante acertada, por lo que pasa a zona verde, donde permanecerá por debajo de 20€.

Endesa (ELE):
Sin ser mi eléctrica favorita, merece estar en la zona verde por su alto dividendo y su visibilidad de futuros dividendos. Genera caja suficiente para reducir deuda y seguir pagando un dividendo creciente ya que las inversiones que realizan son fundamentalmente para mantener lo que tiene, así pues se ha convertido en una acción tipo Zardoya (pero menos cíclica, lo cual es positivo). Por el lado negativo, tenemos a un accionista con el 70% que puede tomar decisiones que no sean del agrado del minoritario, pero que por ahora ha convertido a la compañía en una fuente de efectivo muy importante que no le genera molestia alguna.
La ponderaría menos que a Iberdrola o Gas Natural, pero por debajo de 18€ merece estar en zona verde. Además, si llegase cerca de 14€ se podría comprar agresivamente.

Elecnor (ENO):
El aumento del beneficio del 12%, con ventas subiendo un 9% y la cartera un 3,5%, sumado a una bajada del 19,5% de la deuda no acaba de encajar con la fuerte penalización que ha sufrido la compañía que ha perdido el lateral que venía describiendo desde 2009. Creo que es un buen momento para entrar en la compañía y aunque ha rebotado (como todo el mercado), sigue estando por debajo de los 8€ y creo que se merece estar en zona verde. Eso sí, en una cartera diversificada y como una posición menor de lo habitual. Recordad que es una compañía pequeña y poco líquida. Esto no es un problema si no se quiere vender, pero es preferible no tomar demasiados riesgos.

Telefónica (TEF):
Hemos hablado de ella en una entrada reciente. El adelgazamiento al que se ha sometido, la base de clientes actual y potencial es enorme. Una vez olvidados los saneamientos el dividendo estará bien cubierto. La no venta de O2 UK (que el presidente no se cree) sería un problema a corto plazo ya que probablemente precipitaría otras ventas a peor precio para satisfacer a las agencias de rating por la elevada deuda que arrastra la compañía. No sé si se producirá o no finalmente la operación, pero esta tiene cosas buenas y cosas malas y tanto si se vende como si no, sigo viendo a la compañía generando caja suficiente para seguir creciendo y pagar el dividendo. Zona verde.

Técnicas Reunidas (TRE):
Pongo TRE en vigilancia, aunque la he dejado en zona ámbar, ya que hasta el tercer trimestre la compañía marchaba excepcionalmente (aumentando ventas, cartera y capeando un difícil entorno de precios del petróleo) y sólo ha sido en el último trimestre cuando se ha revelado el caso de La Mejorada de Alberta para Canadian Natural Resources Limited.

Si repasamos las causas que ha dado la compañía y que le han llevado a asumir los costes asociados, encuentro bastantes motivos de preocupación. Veamos lo que ha dicho la compañía:

- Mayor retraso del esperado en la entrega de los últimos módulos.
- Trabajos excepcionales en el emplazamiento para completar esos módulos antes de su montaje.
- El alto coste de los planes correctivos y de aceleración derivados de los altos precios de la mano de obra en Canadá, así como una productividad inferior a la habitual provocada por las circunstancias actuales de mercado.
- Una concentración de trabajo superior a la esperada, bajo las condiciones del inverno en Canadá, para poder cumplir con el compromiso de TR de finalizar el proyecto en Junio 2016.
Por más que leo los cuatro puntos anteriores, no me imagino lo ocurrido para ocasionar un impacto de tal calibre en las cuentas de TRE y no me parece que la compañía haya sido lo suficientemente clara al respecto. Lo que sí queda claro es que asume toda la responsabilidad de lo que ha ocurrido y que corre con unos gastos enormes para cumplir plazos (demuestra lo seria que es la empresa), pero me deja una gran preocupación por lo posibilidad de que esta circunstancia se pueda llegar a repetir en algún otro proyecto (supongo que para evitar esta sospecha la compañía en la presentación de resultados ha llamado al año 2015 un año de "delivery" y ha mostrado una impactantes fotografías de los proyectos "entregados").

Por ello y por prudencia, por mucho que baje y por muy comprometida que esté la compañía con el mantenimiento del dividendo, me parece adecuado aplazar compras. Es preferible pagar más caro sabiendo que compramos una empresa adecuada para nuestro fin que comprar lo que parece una ganga si no tenemos identificados los riesgos que asumimos.

Por último, deciros que he eliminado del semáforo a Abengoa. Cuanto más lejos de ella, mejor.


Sin más dilación, comenzamos con la revisión de los valores del Semáforo, espero que os resulte de interés:

social

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...