viernes, 6 de abril de 2012

Nuestro mejor aliado: El interés compuesto


Entre las ventajas que os comentaba (ver aquí) de la inversión en empresas que reparten dividendos ya os adelantaba que el interés compuesto jugaba a nuestro favor. Así que en esta entrada voy a detallaros en qué consiste este elemento de nuestro tipo de inversión (que los matemáticos llamarían progresión geométrica).
Interés Compuesto Dividendo

Para ayudarme en la explicación utilizaré ejemplos numéricos que seguro os van a clarificar mucho el concepto. Sólo por motivos didácticos no voy a considerar los efectos de las retenciones ocasionadas por los impuestos, el efecto es el mismo, pero atenuado.

Se parte de una inversión inicial de 1000 €  y lo invertimos a plazo fijo de 1 año al 4% y en lugar de gastarme los beneficios que obtengo cuando vence el plazo, lo reinvierto en otro depósito al mismo interés.... y esta operación la repito un número elevado de años... pues el resultado lo veis en la siguiente tabla:
Año
Capital acumulado
0
1000,00 €
10
1480,24 €
20
2191,12 €
30
3243,39 €
40
4801,02 €

Bien, conseguir en 40 años duplicar multiplicar por 5 la inversión inicial no parece mucho, pero que tal si en lugar de conseguir un 4% anual conseguimos un 8% anual:
Año
 Capital acumulado
0
1.000,00 €
10
2.158,92 €
20
4.660,96 €
30
10.062,66 €
40
21.724,52 €

Ahora os gusta más ¿verdad?. Duplicando el interés hemos conseguido multiplicar más de 4 veces nuestras ganancias hasta los casi 22 000 €.

Imaginad por un momento que consigues imitar los resultados de Warren Buffet y logras un 16% de rentabilidad anual (esto es sencillamente irrepetible),... los resultados son impresionantes:

Año
Capital acumulado
0
1.000,00 €
10
4.411,44 €
20
19.460,76 €
30
85.849,88 €
40
378.721,16 €

Habríamos convertido 1000 Euros en 378721 €.

Seamos realistas, conseguir de forma sostenida una rentabilidad anual tan elevada no está al alcance de un ser humano (quizás una máquina pueda hacerlo, no estoy seguro), pero nosotros no debemos aspirar a tanto.

Pero aquellos que invertimos en acciones que dan buenos dividendos (entiéndase por buenos, aquellos que son sostenidos en el tiempo y que además crecen año tras año) tenemos de nuestro lado lo que los americanos llaman el Yield on Cost, es por esto por lo que en los criterios de compra ponía un listón tan bajo en los porcentajes de dividendo mínimo en el que me fijo, porque confío en el YoC.

Para explicarlo también pondré un ejemplo, con números lo más realistas posible.
A fecha de hoy compramos acciones de una empresa que paga un dividendo del 3%, pero esta empresa a su vez incrementa el dividendo año tras año en una proporción del 10% anual, pues resulta algo casi mágico, la rentabilidad del dividendo respecto al precio de compra original  (Yield on Cost) se dispara con el tiempo.
Año
Rentabilidad del dividendo
(YoC)
0
3,00%
10
7,78%
20
20,18%
30
52,35%
40
135,78%
Este es el motivo principal por el que no me preocupa especialmente comprar empresas que den un alto dividendo a fecha de hoy, sino más bien, empresas que sean capaz de mantenerlo y elevarlo de una forma sostenida en el futuro.

Saludos

2 comentarios:

  1. felicitarle 1º por la web y 2º ¿consideras a fluidra y ence candidatas a ser de estas empresas que pueden mantener constante el dividendo.?
    fede

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fede.
      Gracias por tu comentario.
      Verás, admitiendo que no las tengo bien estudiadas, si que te digo que a primera vista no las veo como compañías para vivir del dividendo, sin embargo, si que podrían encajar en una cartera value, o sea, una cartera de empresas de la que se puede esperar buenas revalorizaciones.
      Saludos y gracias por tu visita.

      Eliminar

social

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...